eliminacion-violencia_0

25/11: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El 25/11 se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer un movimiento iniciado en 1981 en Latinoamérica en honor a Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas dominicanas asesinadas el 25 de noviembre de 1960. La fecha se convirtió en un día señalado en Latinoamérica para marcar la lucha de las mujeres contra la violencia, realizándose el primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe, en Bogotá (Colombia).

Cada dos horas una mujer es asesinada en Latinoamérica. La violencia contra las mujeres es un fenómeno multicausal y complejo, está profundamente arraigado en las relaciones estructurales de desigualdad, no es el resultado de actos aleatorios e individuales sino un comportamiento aprendido a partir de estructuras familiares, laborales, sociales y políticas, trasciende y llega a la familia, a la sociedad y tiene efectos intergeneracionales.

Erradicar la violencia contra la mujer apela al compromiso de todas y todos, Son necesarias las medidas en la esfera legal, las políticas públicas y los cambios culturales.  El estado debe garantizar el derecho a vivir una vida sin violencia y el derecho de las mujeres a ser valoradas y educadas libres de estereotipos desvalorizantes; como ciudadanos y ciudadanas debemos informarnos, reconocer la violencia en todas sus formas, sacarla a la luz, convertirla en el centro de atención para tomar conciencia y eliminarla,  es verdad que no hay una sola mirada, hay tantos puntos de vista como personas, pero si debe haber un norte y es el del respeto por los derechos fundamentales de todas las personas, a una vida sin violencia, sin maltrato, sin abuso, sin discriminación ni acoso.

Resta muchísimo por hacer, pero también es importante reconocer los avances en relación a marcos legales, medidas de protección, toma de conciencia en la sociedad. Las luchas de las organizaciones y los colectivos de mujeres han logrado que sea hoy un tema de agenda y que la problemática de la violencia en todas sus formas tenga una dinámica que nos interpela todo el tiempo como sociedad.

Somos parte del cambio, es urgente resistirse a naturalizar la violencia, el abuso, el destrato, la injusticia, además podemos informarnos responsablemente y acompañar a quien atraviesa una situación de violencia de diferentes maneras:

•       Ayudandoa quienes han sufrido o sufren violencia a entender qué les ha pasado, y por qué, pues no son casos aislados, y el sentido de la violencia se les oculta.

•        Ayudándoles a fortalecerse, analizar, valorar y gestionar los riesgos –lo cual puede contribuir a salvar sus vidas y las de sus hijos e hijas–, a ganar autonomía personal y salir de las situaciones de conflicto con el menor daño posible.

•       Ayudándoles a conocer el sistema policial, jurídico, institucional y social, y de qué herramientas disponen y, así, facilitar que puedan en cada caso recabar las que contribuyan a enfrentar la situación de violencia, para salir de ella.

•       Orientando a las mujeres hacia la inserción laboral y profesional, como vehículo para fortalecer su autonomía y autoestima,

•       Confiando en la capacidad de decisión, cambio y crecimiento de la mujer